Te damos la bienvenida

Bienvenidos a Círculo de Isengard, somos una asociación cultural de juegos de mesa y rol ubicada en Alcalá de Henares. Para más información disfruten de los conte-nidos de la web y, para cualquier duda, visiten nuestro FORO y pregunten. ¡Sean Bienvenid@s!

Horario

Nuestros horarios habituales en la Casa de la Juventud son:

- Jueves: de 18h. a 23h.
- Sábados mañana: de 11h. a 14h.
- Sábados tarde: de 17h. a 20h.
El juego del Mes
Redes sociales
Top 5. Los más jugados
Twitter

Reseña: Lorenzo, el Magnifico

Lorenzo el Magnífico, un desfile de celebridades

K!M!W. | Alemania


Autores Virgilio Gigli, Flaminia Brasini y Simone Luciani
Editorial DMZ Games
Núm. de jugadores 2-4
Duración 90 min.
Mecánica Colocación de trabajadores

En este juego, al igual que en otros anteriormente, los principales protagonistas son la magnífica ciudad de Florencia y su familia más famosa: Los Médici. Lorenzo el Magnífico o Lorenzo de Médici, y su dominio sobre la ilustre mencionada ciudad de la Toscana compone el trasfondo de este juego. No obstante, los diseñadores han variado ligeramente el paisaje Florentino: En lugar de encontrar una única torre del campanario de Giotto, encontramos cuatro, en las que se sitúan los espacios correspondientes para dejar las cartas en el juego.

Los jugadores que representamos no son personajes históricos, seremos más bien anónimos. Se trata de nobles de la época ambiciosos en busca de poder, prestigio y riquezas; o si empleamos el lenguaje de algunos expertos en juegos, puntos de victoria. Para llegar a estas metas tenemos un límite de tiempo de tres épocas, consistentes cada una de ellas en dos rondas. Durante el juego, como noble, podemos adquirir propiedades, construir edificios, reclutar personajes e invertir en corporaciones. Todo esto sucede al mismo tiempo que recogemos determinadas cartas boca arriba en el tablero de juego. Cada tipo de carta tiene su propia zona en el tablero junto a un campanario, y cada época su propio set de cartas.

La secuencia de juego

Es posible adquirir las propiedades de manera totalmente gratuita, pero pronto nos damos cuenta de que requerimos un poder militar específico si queremos adquirir más y más. En cualquier caso, adquirir propiedades es una buena idea. Cuantas más propiedades poseas, más puedes obtener de ellas. Respecto a construir, los edificios cuestan recursos y dinero, pero a cambio, nos aportan puntos de victoria de manera inmediata, además de que nos aportarán beneficios durante el transcurso del juego. Para poder adquirir personajes únicamente podemos emplear dinero, y en referencia a la inversión en corporaciones, éstas tienen múltiples y variados requisitos.

Para poder obtener cartas debemos emplear a trabajadores (también llamados miembros de la familia). Cada jugador posee cuatro meeples que les representan, de los cuales uno de ellos simboliza a un niño adoptado. La fuerza de cada miembro de la familia se establece cada ronda tirando tres dados de diferente color. El resultado afecta a todos los jugadores, dado que es el mismo para todos. ¿Para qué necesitamos la fuerza? Es sencillo, las cartas que debemos recoger para el transcurso del juego están situadas en las torres, distribuidas en cuatro plantas. En función del nivel en el que se encuentren necesitas 1, 3, 5 o 7 puntos de fuerza para poder recogerlas. Dado que no hay ningún 7 en un dado de 6 caras, cada jugador posee también un puñado de sirvientes para poder suplir los puntos restantes, pudiendo invertir sirvientes para aumentar el resultado de la tirada. Además, estos sirvientes son indispensables para la colocación del miembro de la familia adoptado, ya que su fuerza siempre es 0. Esta desventaja aparente se equilibra con otra ventaja: a diferencia de los otros trabajadores, el familiar adoptado posee un color neutral en su parte superior, de modo que puede ser colocado en torres donde ya poseas un miembro de la familia presente. Esto es una excepción, pues las reglas establecen que sólo puede aparecer el color de una familia una vez en cada torre.

Lo primero

Cada jugador posee su propio tablero personal para almacenar cualquier carta recogida. Tiene espacio para dos de los cuatro tipos de cartas. Los otros dos espacios se ubican a la derecha del cuadrado, de modo que es posible doblar nuestro espacio personal con el tablero.

Recoger cartas es una parte importante del juego. Muchas de ellas requieren para ello de dinero, recursos u otras cosas. Debido a que la cantidad de provisiones con las que se comienzan son muy modestas, se agotan rápidamente y se necesita volver a generar más. Aunque los pisos superiores de los campaniles poseen algunos buenos recursos gratis para adquirir, es una pequeña parte si lo comparamos con la capacidad de generar recursos que posee el juego. En la parte inferior del tablero podemos enviar a los miembros de la familia para cosechar o producir recursos.

También como hemos mencionado previamente, puedes cosechar recursos en las propiedades. De nuevo, la fuerza de un miembro de la familia va a ser importante, dado que todas las cartas con un valor inferior a su fuerza van a generar recursos, sirvientes, dinero, así como otros beneficios. El proceso es similar a enviar a un familiar a la producción, sólo que en este caso las cartas de edificio funcionan como bases.

Es en esta parte donde otro elemento del juego puede tener consecuencias grandes: Si quieres ocupar un campanario para ganar una carta, y otro jugador ya ha llegado hasta esa torre previamente, debes hacer una pequeña contribución. Del mismo modo, si no eres el primero en colocar un trabajador en los espacios de producción o cosecha, debes aceptar una importante reducción de tu fuerza. Esto se aplica si se está jugando al juego a cuatro jugadores. Cuando se juega a dos o tres jugadores sólo uno puede hacer la acción. En el caso del mercado (Otra zona del tablero), todas las opciones están disponibles según el principio de “Primero en llegar, primero en recibir”.

El progreso se marca con varios marcadores en el tablero: el marcador de puntos de victoria determina quién gana el juego, el marcador de poder militar determina cuántas propiedades puedes adquirir, así como generar unos pocos y preciados puntos de victoria al finalizar el juego. Además, está el marcador de fe, el cual no se ha mencionado hasta ahora.

Al final de cada época el Vaticano pide a todos los jugadores que presenten un informe, revisando qué clase de apoyo se ha ofrecido a la iglesia. Esto viene a decir: ¿Has conseguido suficientes puntos de fe? Si la respuesta es afirmativa, dicho jugador puede decidir transferir sus puntos de fe a puntos de victoria. Si la respuesta es negativa, deben atenerse a las consecuencias y serán excomulgados, debiendo expiar sus acciones hasta el final del juego. Esto se traduce en menos dinero, recursos, sirvientes, así como peores resultados en los dados de fuerza.

Gran atención al detalle

El Vaticano va a querer ser tenido en cuenta en la época siguiente, demandando un compromiso aún mayor que en la anterior. Si te encuentras falto de fe al final del juego vas a sufrir una grave pérdida de puntos de victoria. Para este juego los diseñadores han preparado nada menos que 21 medidas punitivas, de las cuales sólo 3 se usan en cualquier juego.

El diseño gráfico de este juego está ejecutado de una manera bastante buena: las tablas de penitencia se sitúan en la perspectiva correcta para cada una de las tres épocas en los laterales de la catedral de Florencia. En general, el diseño del tablero es un éxito en toda regla. A pesar de la riqueza de información en las diversas áreas, los jugadores nunca pierden de vista nada. Del mismo modo, el ingenioso simbolismo del juego no deja a ningún jugador con dudas sobre las acciones a su alcance. Esta gran atención por los detalles se extiende desde las pequeñas casillas del juego has cubrir la totalidad de la extensión del tablero en un juego de dos o tres jugadores. ¡Así da gusto!

La atención en los detalles también se aplica al conjunto del juego como un todo. Lo que al principio hemos mencionado como “Set de cartas” tiene un verdadero impacto sobre el juego. Prácticamente todas las cartas tienen un efecto disponible inmediato cuando son recogidas. Además, también tienen un efecto permanente sobre la producción y la cosecha. Esto te permite crear un conjunto, proporcionándote fe y poder militar, así como dinero, recursos e incluso sirvientes. Por cierto, hablando de sirvientes: Como se ha mencionado previamente, aportan puntos extra a los dados. Debido a que el cuarto miembro de la familia posee 0 de fuerza, no puede ser empleado en ningún sitio sin la ayuda de algunos sirvientes. Asegúrate de que nunca te quedas sin sirvientes o vas a perder una de las acciones más preciadas.

Esta es otra de las cosas que más se ha apreciado: Todos los jugadores están sujetos a los mismos requisitos y tienen acceso a la misma información. A pesar de que en el juego hay un factor aleatorio mediante dados, todos los jugadores están sujetos a los mismos resultados. De este modo, no se depende de la suerte de un único jugador, favoreciendo poder plantear estrategias sin depender del azar. Claro está, que vas a tener que seguir teniendo en cuenta las acciones de los otros jugadores, los cuales pueden recoger las cartas que tenías en la mira u ocupar los espacios que tenías en mente. Para evitar esto, lo mejor es cambiar el orden de los jugadores, opción disponible en el propio juego.

Todo lo comentado anteriormente nos ha dejado plenamente satisfechos. Pero la cosa no ha acabado aquí. Ahora el telón se eleva y llegan las celebridades del Renacimiento. Han sido especialmente preparados para las reglas avanzadas del juego. Puedes encontrarte nombres tan ilustres como Leonardo da Vinci, Sandro Botticelli o Lucrecia Borgia. Incluso Lorenzo de Medici está presente en el plantel. Para esta variante, empleamos el método draft para obtenerlas. Cada jugador roba 4, coge una y pasa el resto al jugador de su lado. No obstante, nosotros recomendamos sólo incluir estos personajes si has jugado al menos una partida anteriormente, de modo que puedes apreciar su impacto en el juego.

Para usar a estas celebridades necesitas cumplir con determinados requisitos, como pueden ser, obtener determinadas cartas de un tipo específico, haber alcanzado un determinado poder militar o alcanzar una cantidad específica de algún recurso. Por ejemplo, Lorenzo de Médici requiere poseer 35 puntos de victoria, lo cual es una gran hazaña, dado que cuando se ganan más puntos en el juego es precisamente al final. Si puedes conseguir los difíciles requisitos, disfrutarás de toda clase de beneficios, algunos mejores y otros peores. En este punto, es posible que el juego comience a desequilibrarse un poco, lo cual genera toda clase de opiniones respecto al uso de estos personajes en el juego. En nuestra opinión, no nos convenció como una mecánica de juego, aunque puede haber opiniones en contra.

Deja un comentario

Calendario Lúdico
AEC v1.0.4
Nuestras actividades.
Presentaciones de Juegos.
Liga Nomada Player de J. de Mesa.
Colaboración con Tiendas.
J&Q.
Otras actividades.
Suscríbete a las Novedades
Suscribete a nuestra newsletter.

Editoriales Colaboradoras
abba Games
asmodée ibérica
Devir

edge

ludonova

MalditoGames

masqueoca

mercurio

Morapiaf

NoSoloRol

Tiendas Colaboradoras
alcala comics

juegos de mesa

juegos de mesa

juegos de mesa

juegos de mesa

Visitantes
web
analytics