Esto No Es Una ReseñaNoticias

ENEUR: Black Sonata

Comenzamos aquí esta serie de artículos en los que lejos de hacer un resumen de reglas o dar nuestra opinión sobre el juego en cuestión, para eso ya hay muchos y muy buenos blogs y canales de difusión, lo que vamos a hacer es intentar acercaros más al “tema” del juego con curiosidades, hechos históricos y cualquier otra cosa que nos ayude en este objetivo. ¿Te quedas con nosotros? Pues venga, sigue leyendo hasta el final, que el tema de hoy es interesante.

Si eres un jugón de pro (no te preocupes, si aún no consideras que lo eres pero estás aquí leyendo esto es que estás en el camino) de esos que están en varios grupos de Facebook y que no se pierde ni un solo Tweet o foto de Instagram relacionado con este maravilloso hobby, seguro que últimamente has oído hablar mucho de “Black Sonata”, un juego para un jugador, de unos 30 minutos de duración, con una edad recomendada de +14 y publicado en español por Melmac Games.

Durante más de cuatro siglos, los académicos han estado debatiendo acerca de la identidad de la misteriosa Dama Oscura que aparece en los sonetos de William Shakespeare.

En Black Sonata te sumergirás en el Londres de Shakespeare alrededor del año 1600, donde perseguirás a la enigmática dama por las calles y los estrechos callejones del Londres isabelino, captando indicios y susurros que podrían darte pistas acerca de su identidad. Pero no todas las evidencias son ciertas. Deberás agudizar tu ingenio si quieres desenmascarar a la Dama Oscura antes de que se escabulla silenciosamente de las páginas de la historia y la pierdas para siempre.

¿Podrás resolver al fin el misterio más grande de la literatura inglesa? ¿O la Dama Oscura también se te escapará?

Black Sonata – Introducción ambiental al juego
Resultado de imagen de black sonata
Imagen original: meepling.com

Con esta introducción y si no has leído los sonetos del 127 al 154 del famosísimo dramaturgo parece como si la Dama Oscura fuera una espía, una asesina en serie o algo así y nada más lejos de la realidad, el bueno de William bebía los vientos por ella, vamos que estaba enamorado hasta las trancas de la susodicha. ¿Quién fue esta mujer que hizo enloquecer al creador de Romeo y Julieta?

Vayamos por partes. El bueno de William Shakp, Shakespe, Shakspe, Shakspere o Shakespear (pero, ¿por qué este hombre firmaba cada vez como le daba la gana? De hecho, de las seis firmas que se conservan ninguna coincide con la forma actual de escribir su apellido). Nació en 1564 en Stratford, en el seno de una familia iletrada, como lees, no sabían escribir y firmaban los documentos con una X, pero es que además se piensa que sus hijos (tuvo tres, dos niñas y un niño) tampoco sabían leer y escribir, paradojas de la vida.

A los 18 años se casó “de penalti” con Anne Hathaway, 8 años mayor que él, con la que raramente convivía y a la que dejó en herencia nada más y nada menos que su “segunda mejor cama”, ni siquiera la primera… Y eso que Willy (ya podemos hablar de él como si lo conociéramos de toda la vida) después de estar buscando a la Dama Oscura durante horas hizo mucho dinero en vida, ¿eh?, que además de escribir tenía una compañía de teatro de éxito y hasta su propio recinto, “The Globe”.

Esto ya nos deja claro que la fidelidad no era lo suyo. Al creador de 154 sonetos (curiosamente los 27 últimos dedicados a la Dama Oscura), 38 obras de teatro, creador de expresiones como “No es oro todo lo que reluce”, inventor de 3.000 palabras nuevas que se filtraron en el habla popular y terminaron influyendo y moldeando el inglés moderno, palabras como amazement (asombro), arrogance (arrogancia), assassination (asesinato), bloody (sangriento), generous (generoso), road (camino) y suspiscious (sospechoso) se las debemos a Shakspe, le gustaban mucho las mujeres y el sexo ¿o quizá enamorarse? Y es ahí donde entra en juego nuestra Dama Oscura. Por cierto, hablando de mujeres, todos sus personajes femeninos están escritos para ser interpretados por hombres ya que allá por finales del siglo XVI y principios del XVII y hasta la Restauración (principios del siglo XIX) ¡era ilegal que las mujeres actuaran en las obras de teatro!

Resultado de imagen de black sonata
Imagen original: melmacgames.com

Entonces, ¿quién era esta Dama que encandiló al hombre que fue capaz de escribir este epitafio para su propia tumba y maldecirla: “Buen amigo, por Jesús, abstente de cavar en el polvo aquí encerrado. Bendito sea el hombre que respete estas piedras y maldito el que remueva mis huesos”? (Aprovechando, dicen las malas lenguas que está enterrado con sus obras inéditas y que escribió este epitafio para protegerlas) ¿Quien era esta mujer de pelo oscuro y labios de color del coral? Que fue su amante es obvio, pero ¿quién? Pues aquí es donde entran las suposiciones aunque al parecer hay una que toma fuerza y que le pone nombre a tal bellezón, contradiciendo la otra postura más aceptada que sostiene que la Dama Oscura era una prostituta.

Según las últimas investigaciones parece ser que esta Dama Oscura tiene nombre y apellido, Aline Florio, la mujer de un traductor italiano de aquella época, a la que le gustaba la música, tenía hijos, era infiel (obvio), le gustaba el sexo y era egocéntrica y egoísta. Añade el historiador británico Aubry Burl que traicionaba al tiempo a su marido, a Shakespeare y al propio conde de Southampon (¡dos amantes al mismo tiempo!). «Era una mujer pagada de sí misma, que amaba para su propia satisfacción y hería y perjudicaba al igual a poetas y condes.»

¿Habrá atrapado alguien por fin a la Dama Oscura? El tiempo nos lo dirá, o quizá los documentos enterrados junto con Shakespeare en su tumba maldita…

Etiquetas: , , , , , ,

Noticias Similares

Menú