Esto No Es Una ReseñaNoticias

ENEUR: La Alhambra

Granada, 1278. A los pies de Sierra Nevada comienza uno de los proyectos más apasionantes e interesantes de la Edad Media española: la construcción de la ALHAMBRA.

Los mejores maestros constructores de toda Europa y Arabia quieren demostrar su habilidad. Emplee los equipos de constructores más adecuados y asegúrese de tener siempre suficiente dinero en efectivo. Porque no importa si son canteros del norte u horticultores del sur, todos quieren un salario adecuado e insisten en su moneda “nativa”. Con su ayuda se pueden construir torres, trazar jardines, erigir pabellones y arcadas y construir serrallos y cámaras.

Así se nos presenta Alhambra, un juego que podemos encontrar en nuestro idioma de la mano de Devir y que fue publicado inicialmente en 2003, del autor Dirk Henn, de tres a seis jugadores, partidas de una hora aproximadamente y que es una buena puerta de entrada al mundo de los juegos de mesa modernos si tienes buena inteligencia espacial, eso sí… Pero aquí no estamos para hablar del juego, ni de sus mecánicas, ni sus virtudes o fallos. Aquí estamos para dotarlo de un trasfondo histórico, así que vamos a darte algunos datos más además de la famosa frase atribuida a la sultana Aixa, madre del último rey islámico de Granada, Boabdil el Chico, cuando este entregaba las llaves de la fortaleza a los Reyes Católicos el 2 de enero de 1492 (fue un buen año para Isabel y Fernando ese, ¿eh?…). Sí, seguro que te sabes la frase…, venga, piensa un poco. Y si no te la sabes, entiéndela dentro de su contexto histórico: “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”. Y decimos atribuida porque nada más lejos de la realidad… La frase la escribió tres siglos después, nada más y nada menos, el padre Echevarría en su libro “Los paseos de Granada” en lo que ahora se consideraría una maniobra de desprestigio hacia Boabdil. ¿Y por qué? Porque Boabdil aceptó declararse vasallo cristiano a cambio de salvar el pescuezo y entregar Granada. Pero, oye, que luego cambió de opinión y no hubo otra que jugársela a mamporros y perdió, se exilió a las Alpujarras y murió en Marruecos en 1527.

Reseña: Alhambra | Misut Meeple
Imagen original: Misut Meeple

Pero vamos a centrarnos en la que fue su residencia, La Alhambra, el monumento mejor valorado por los visitantes extranjeros de nuestro país y que guarda un montón de secretos y curiosidades. Vamos con alguna de ellas.

La Alhambra y sus jardines están pensados para disfrutar… sentado. Como lo oyes, la próxima vez que visites el Patio de los Arrayanes o el de los Leones, prueba aunque tengas que hacer una sentadilla (porque lo de sentarte va a ser complicado) y verás cómo la perspectiva es completamente diferente.


Hay 124 columnas y seguramente te estarás preguntando cómo es posible con los terremotos que ha habido, hay y habrá en Granada (es lo que tiene estar situada encima de la unión entre la placa tectónica euroasiática y la africana, que se aprietan unos 5 milímetros al año) que sigan ahí, intactas. Pues porque las columnas tienen una plancha de plomo entre el capitel y el fuste y otra entre el fuste y la basa, que hacen de junta de dilatación y de sistema antisísmico en caso de terremoto. Brillante…

La Alhambra estaba concebida para impresionar. Las visitas llegaban a la Sala de los Reyes, donde el rey les esperaba sentado entre mullidos cojines. Imaginad la sensación de opulencia que se percibía, debías sentirte pequeño pequeño… 

Cómo debían sentirse los que “trabajaban” allí, porque claro, en el interior de este monumento las clases sociales ¡no se cruzaban! Cada uno tenía su propio recorrido para llegar al sultanato, uno para los escribas, otro para los administradores, otro para el personal de limpieza, etc., que no se cruzaban nunca con el del sultán y su familia, lógicamente.

La Alhambra te habla, como lo lees, si sabes árabe, claro. Puedes ir recorriendo su historia sala por sala, leyendo los poemas que cuentan respeto a Alá, referencias al sultán y menciones como el paraíso de la tierra.

En esta época de confinamientos que nos ha tocado vivir, ¿sabías que Isabel la Católica se confinó voluntariamente en la Alhambra? Claro que cualquiera de nosotros también lo habría hecho… No es que tenga mucho mérito, pero la Reina Isabel la Católica se quedó tan fascinada cuando entró  que decidió pasar allí una larga temporada.

¿Se te ha acabado la batería de tu smartwatch? No hay problema, la Alhambra es el reloj solar más grande del planeta, está construida de tal forma que si te fijas en la sombra que hay en sus habitaciones puedes saber la hora que es. A las 12 del medio día la mitad de las habitaciones están a la sombra y el resto soleadas.

Spain, Granada, Alhambra, Andalusia, Architecture
Fotografía de la Alhambra de Max Pixel

Es un edificio vivo, ha sufrido modificaciones y restauraciones (alguna para hacérselo mirar) a lo largo de los años. En una de esas restauraciones se encontró una carta de amor que había estado escondida entre sus muros ¡92 años! La carta se encontró en 2013 y estaba fechada en 1921. Pepe escribía a Emilia y le decía que para demostrarle su amor le enviaría un racimo de uvas…. Pepe, te lo podrías haber currado un poco más, ¿no?

Bueno, esperamos haberte descubierto algo nuevo sobre este imponente lugar y si decides visitarlo, prepárate, lee un poco antes, investiga, porque los recorridos (con estricta reserva previa) son muy rápidos por la única ciudad palacio árabe que queda en Occidente. Y recuerda que si quieres conquistar Granada, solo tienes que ir a la Puerta de la Justicia armado con una lanza, si antes de llegar no te han detenido las fuerzas de seguridad, y si consigues tocar la puerta con ella, Granada será tuya. ¡Suerte!

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Noticias Similares

Menú